"Viento de furioso empuje" se presentó en El Corte Inglés de Barcelona

miércoles, 1 de febrero de 2012

Crónica de una presentación


Tras un fatigoso viaje desde Mazarrón (Murcia) a Barcelona y ya de vuelta en mi localidad de residencia, eso sí, cansado aún de tantas horas de automóvil (unos 1.400 kilómetros) y de los muchos nervios que se pasan al tratar de prever que todo salga bien, creo que ahora corresponde anotar la impresión recibida en el acto de presentación de la novela "Viento de furioso empuje" en El Corte Inglés de Barcelona.

Lo primero que debo hacer, como una práctica de bien nacido, es darle las gracias a Jordi Miquel Larios, sin cuya ayuda, tan desinteresada como valiosa, me hubiera sido imposible alcanzar el éxito de asistencia logrado en dicha presentación, donde los familiares o los numerosos amigos que acudieron y llenaron la sala derrocharon amabilidad y simpatía. Así, pues, querido amigo Jordi, que sepas que tienes toda mi gratitud.

Igualmente quiero agradecer las facilidades dadas por El Corte Inglés de Portal del Ángel en Barcelona, centro donde se ubica una coqueta sala de "Ámbito Cultural", cuya coordinadora de Relaciones Externas, Eva Franqués, se mostró en todo momento de lo más competente y cordial. Muchas gracias Eva.

Ni que decir tiene que buena parte de los asistentes eran rostros conocidos de toda la vida, a muchos de los cuales no había tenido ocasión de saludarles desde hacía más de una década. Pero allí estaban ellos, acompañándome en un evento tan importante para mí y a sabiendas de que nos veríamos apenas unos minutos. ¿No es de agradecer? Juraría que sí, amigos míos. ¡Os doy las gracias con la misma intensa emoción con que escribo estas líneas!

El acto se inició con la intervención de Jordi Miquel, que pronunció en idioma catalán unas amables frases referidas a mí y a la novela. Realmente estuvo brillante y aportó la agilidad propia de alguien mucho más acostumbrado a hablar en público, lo que no es nada fácil. Y es que sabía perfectamente de qué hablaba, puesto que nuestra amistad data de hace más de veinte años y hemos compartido miles de horas de conversación no exentas, a veces, de la polémica necesaria para que nuestro diálogo fuese atractivo. Además, Jordi conoce bien la novela al haberla leído y, con perdón por la inmodestia, al haberse enganchado a sus páginas, según me dijo.

Luego intervine yo y traté de explicar un poco lo que se dice en la obra. Hablé algo de la época en que transcurre, de los personajes, del contexto histórico al margen de Hispania, de la misión que deben realizar quienes protagonizan "Viento de furioso empuje" y, sobre todo, traté de plantear una duda entre los asistentes: ¿Cómo fue posible que un ejercito cifrado en unos doce mil guerreros pudiesen conquistar una reino tan extenso y poblado como era la Hispania visigoda? Pues bien, aseguré durante mi locución que la respuesta se encuentra en las páginas de la novela e invité a leerla.

Al finalizar se pasó a la firma de ejemplares, donde nuevamente los amigos y asistentes se interesaron en la obra y recibí de ellos, mientras les dedicaba unas líneas, no pocas frases de felicitación y ánimo. ¡Un día muy feliz! De nuevo, muchas gracias a todos.

5 comentarios:

  1. Los que estuvimos lo pasamos divinamente. ¡Felicidades a los dos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Anónimo.
    Me hubiera gustado saber quién eres, la próxima vez mira de añadir tu nombre al final del comentario.

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias por tus emotivas palabras, Pedro. Fue un placer disfrutar de vuestra compañía durante estos tres días.

    Jordi Miquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mutuo, querido amigo. Ahora lo ideal sería vernos más a menudo. Así que vete haciendo a la idea de encontrarnos pronto en Mazarrón, si te es posible, claro.

      Eliminar